“Que el expatriado tenga ganas de volver”

A veces, Ignacio Balmaceda pasa más tiempo por día con los clientes que en la oficina. Acompaña a cada expatriado a Migraciones, comparte la espera y se asegura de que el trámite resulte, además de exitoso, agradable.

Ignacio Balmaceda es uno de los analistas junior de trámites migratorios de Arslanian – Vedoya – Arias Duval (AVA Migraciones). Entre otras cosas, su trabajo consiste en acompañar a los expatriados a la Dirección Nacional de Migraciones para gestionar su estadía -transitoria o permanente- en la Argentina. “Soy el nexo con la empresa para informarla y mantenerla al tanto de la situación de cada expatriado”, nos cuenta.

Todos los días revisa el cronograma, gestiona los turnos y manda al departamento de Legales o Recursos Humanos de cada cliente la cita correspondiente con el detalle, los requisitos y la documentación a presentar.

“Estamos siempre comunicados -explica- para asesorarlos en lo que deben hacer y estar disponibles para lo que necesiten.”

Cuando va a Migraciones, pasa a buscar a los expatriados por el hotel y los acompaña en todos los trámites, con asesoramiento y, si fuera necesario, traducción. “Algunos clientes se sorprenden de la cantidad de gente que hay en la Dirección Nacional de Migraciones -nos dice Nacho, como le llaman todos en AVA Migraciones-; y para otros el trámite es complejo, no saben cómo empezarlo ni cómo seguirlo. Suelen preguntarme ‘¿Cómo sabemos cuándo es nuestro turno?’ No imaginan que los llaman por apellido una vez que entregan la documentación.”

Muchas veces, durante la espera, intercambia con los expatriados sugerencias sobre restaurantes, destinos turísticos en la Argentina (como la pesca en verano en la Patagonia) y su oferta cultural; conversan sobre fútbol o sobre el trabajo que vienen a hacer, o simplemente aguarda el turno mientras ellos salen a tomar aire. Al finalizar el trámite, no faltan quienes, asustados, le consultan si tienen que volver a Migraciones todos los días…

No es necesario: desde ese momento saben que cuentan con AVA Migraciones, que va a estar con ellos en cada instante y va a trabajar para que sus trámites migratorios salgan en tiempo y forma, lo más fluido posible. Nacho siempre se encarga de detallarles cómo va a seguir el trámite en el futuro, para que cada cliente se vaya con toda la información necesaria acerca de su situación migratoria.

Una vez hechos los trámites, los controla diariamente para presentarlos o pagarlos en término.

“Mi objetivo -explica- es que cada expatriado se sienta acompañado y tenga ganas de volver.” Su trabajo es meticuloso para evitar demoras en los trámites y que un especialista o director pierda un día de trabajo: su tiempo es muy valioso.